avalistas falsos

Avalistas Falsos la mentira de los bancos

AVALISTAS. Y TIPO DE AVALES

AVALES

Muchas hipotecas tienen avalistas o fiadores. Ser avalista o fiador es una obligación accesoria a cargo de una o más personas (denominados fiadores). Los avalistas se comprometen con su firma a cumplir con la obligación total o parcial, en caso que el titular deudor no cumpla con los pagos. Por otra parte, a los fiadores yo les suelo llamar los:

JO-PAGUEEl avalista es el que paga en el caso que el titular del préstamo no pague. Aunque en la realidad no es solo así, y para el banco es totalmente diferente.

 

AVALES1

El banco, en el caso de no pagarse la deuda,  embargará todos los bienes del titular y posteriormente los del avalista en caso de impago por las dos partes.

El banco lo único que quiere es dinero, dinero y más dinero. Y sabiendo que hay avalistas incrementará notablemente los gastos de demora para incrementar la deuda todo lo que pueda, así podrá obtener mayor beneficio. Esto lo consigue, alargando el plazo en presentar la demanda al juzgado, u optando por los silencios a las diversas opciones que puedas plantearle para regularizar la situación.

En un préstamo hipotecario se suele firmar que a partir de la primera cuota impagada el banco puede dar por resuelto el contrato hipotecario y llevarlo a juicio. Aunque en la realidad no es así siempre, ya que dan un periodo antes de llevar a juicio al cliente y embargar la casa, incluso hay veces que intentan negociar con nosotros.

El problema es que esas negociaciones son escasas y sobre todo horribles, por lo que hay que pensarse muy bien si queréis volver a firmar con el banco.

Cuando existen avalistas, el banco es sabedor de ello. Entonces como saben que del titular en la mayoría de los casos solo pueden embargar su vivienda, así que muchas veces alargan los tiempos en negociaciones, haciendo silencios absolutos a nuestros intentos de negociación.

Esto lo suelen hacer para incrementar la deuda con intereses de demora, etc., ellos son sabedores que existen avalistas y con más viviendas donde poder acogerse. Tienen constancia de que si incrementan la deuda posiblemente la deuda, sea superior al bien que garantiza la hipoteca. De esta forma intentan presionar a los avalistas para que paguen o que el cliente se busque la vida para pagar.

Por eso hay que tener muy claro la figura del avalista.

La figura del titular y del avalista son dos figuras totalmente diferentes y con las mismas responsabilidades en muchos casos, pero en otros casos las responsabilidades son diferentes.

Aunque el banco tienen la mala práctica de decirle al cliente que el avalista no implica para nada en la operación, que tranquilos que no pasa nada.

Hemos oído muchas veces las palabras de un banquero diciendo que el avalista es solo para que vean en el banco que se os puede dejar el dinero, porque así ven que es una familia buena, que hay ganas de comprar la casa, y que todos los familiares apoyan al cliente y estarán con el cliente ayudándolo si hiciera falta. Pero que tranquilos que los avalistas no ponen en peligro ninguno de sus bienes.

Estas palabras las hemos oído infinitas veces por los banqueros.

 

Avales Falsos y Verdaderos.
AVALES FALSOS

 

Volviendo a la importancia sobre el aval, ya que por desgracia los directores de bancos nos han mentido muchísimo con esa figura.

 

Como se ha visto en el caso anterior, pedían un aval nominal, que solo avalan con la nomina, aunque esa figura es totalmente falsa, al igual que el aval no hipotecante, que avala pero no hipoteca, efectivamente no hipoteca ninguna vivienda, esta avalando con todos sus bienes.

O lo que nos decían los banqueros de que el aval no es deudor de la hipoteca. Eso es cierto, no es deudor mientras el titular pague la hipoteca, pero si no paga el titular si que se convierte en deudor cuando no paga la deuda.

Estos tipos de avales son falsos, no existen estas figuras, son inventadas por los bancos para quitarnos el miedo y que firmáramos.

Todos los avalistas garantizan con sus bienes actuales y futuros la operación financiera en el caso de no pagar el titular, pueden embargar desde la nómina hasta todos sus bienes.

Existen los avales solidarios que avala con sus bienes presentes y futuros, y también el subsidiario, que avala igualmente con todos sus bienes presentes y futuro. El subsidiario debe figurar primero que el aval solidario, y el aval subsidiario está más reflejado en hipotecas para empresas.

También existe la figura en algunas hipotecas del hipotecante no deudor: La palabra refleja claramente su significado, que hipoteca un bien propio como garantía, pero no es deudor del dinero prestado, con lo cual en el caso de impago solo podrán reclamarle la garantía puesta en escritura pública, y no pueden acogerse a otros bienes. Efectivamente no es deudor de la cantidad prestada, y no pueden reclamarle ninguna cantidad de dinero, solo la casa puesta en garantía.

 

responsabilidad avalistas

Los titulares de la operación son las personas o empresas que solicitan el crédito, son los responsables de devolver el dinero, ponen como garantía la casa que se hipoteca y todos sus bienes presentes y futuros.

Su responsabilidad recae en devolver al banco el dinero prestado y sus intereses.

El aval obtiene la responsabilidad de fianza, garantiza al banco la devolución del dinero en el caso de impago de los titulares. En dicho caso de impago, su responsabilidad frente al banco es la misma que la del titular: devolver el dinero e intereses y responder con todos sus bienes.

El hipotecante no deudor tiene una única responsabilidad de poner como garantía una vivienda en propiedad, pero no es responsabilidad suya la devolución del capital e intereses solicitados al banco.

En caso de impago—como se ha dicho antes— el hipotecante no deudor solo responde con la vivienda puesta en garantía, y no se le puede reclamar nada más.

Otra trampa que hacían los bancos, y que debéis identificar en vuestras escrituras, consistía en que en la época de la burbuja inmobiliaria se les decía a los titulares que llevaran avalistas, y el banco los ponía como titulares en la escritura pública, con lo cual los dos eran deudores del préstamo.

Esto tiene el inconveniente de que a la hora de sacar otro crédito (por parte de los avalistas), no podían porque ya eran titulares de la hipoteca.

Era una mala práctica del banco, y se ocultaba diciendo que eran avalistas e incluso los notarios no explicaban las consecuencias el día de la firma.

Esto se ha convertido en un problema, ya que cuando existen este tipo de operaciones fraudulentas es difícil de demostrar que ha sido un fraude y/o no se le ha informado al cliente, porque el banco siempre dirá que sí se ha informado. Pero la realidad es que el día de la firma ponen encima de la mesa una gran cantidad de documentos para firmar, y —como se ha dicho— jugaban con la ilusión de las personas.

 

 

El Banco utilizaba este tipo de estrategias para esconder y bajar el ratio de endeudamiento de las personas. Y para aquellos que no lo sepáis, el ratio de endeudamiento es el porcentaje máximo que se estipula que una familia debe tener para hacer frente a las deudas, ese ratio estaba estipulado en un 30%, aunque en época de burbuja se ha llegado a superar el 60% y 70%.

Entonces los directores de banco para bajar dicho ratio, y que desde el banco de España no dijeran que estaban dando hipotecas por encima de las posibilidades de la gente, utilizaban a los avalistas para ponerlos como titulares. Con lo cual el ratio bajaba, debido a que en la operación a efectos internos computaban los ingresos de todas las partes, se sumaban los ingresos del titular y del aval, y de esta manera conseguían reducir frente al scoring el ratio de endeudamiento. Así podían dar la hipoteca.

 

Por norma general se solicita la documentación financiera de los avalistas para ver su capacidad de pago en el caso de que los titulares no pagaran, pero se empezó a utilizar para bajar el ratio de endeudamiento.

 

rafa pruebas
info@rafaaguado.com

Soy Rafa Aguado y siempre he luchado contra las injusticias. Creo firmemente en que todo en esta vida se puede solucionar con sentido común, con decencia, con integridad… y con la información adecuada.

4 Comentarios
  • Eva
    Publicado a las 12:28h, 22 mayo Responder

    Hola, el banco mediante el juzgado quiere embargar la nomina de mi padre, que en este caso me avalo para comprarme el piso en su momento, yo pedi una hipoteca en el 2002 y en el 2011 mas o menos dejamos de pagar las cuotas porque no pofiamos hacer frente, se hablo con el banco para que se quedaran con la vivienda y dijeron que lo estudiarian, a fecha de hoy nos llega esto del juzgado. Esto pueden hacerlo?? No deberian haber ejecutado la hipoteca?
    Gracias.

    • Rafa Aguado
      Publicado a las 19:38h, 23 mayo Responder

      Hola Eva, entiendo que si han solicitado el embargo es porque hay un procedimiento judicial abierto en el juzgado, si no hay orden judicial de embargo no pueden embargar nada. Por lo que deberías acudir al juzgado y mirar el tipo de demanda que han podido interponer. Si no has sido comunicada de la demanda debes indicarlo.

  • Best
    Publicado a las 23:42h, 11 septiembre Responder

    Hola buenas noches!
    Mi hermana tiene una hipoteca y tiene un sueldo fijo.
    Despues de 15 años ha decidido que no quiere pagar la hipoteca aunque puede ya que no tiene ninguna otra deuda.
    Mis padres son avalistas de esa hipoteca.
    Pregunto mis padres tendrian que pagar esa hipoteca? Y en el caso mis padres pueden reclamar a mi hermana los pagos que estan haciendo?
    Muchas gracias

    • Rafa Aguado
      Publicado a las 19:35h, 18 octubre Responder

      Hola, en los avalistas / fiadores, responden si el titular no hace frente a sus obligaciones, el banco podría reclamar a los fiadores en una demanda judicial, pero no antes. Para proteger al avalista, si dispone de clausulas abusivas dentro del contrato hipotecario, puede solicitar la eliminación de la responsabilidad de los avales, si existe la clausula abusiva de renuncia a los derechos de orden y excusión.

Publica un comentario